685 530 600 info@pilatesdan.com

No hay nada mejor que ilusionarte, que sentirse motivado por aprender y crecer. Cuando somos niños, esa sensación no es difícil de tener, pero según pasan los años lo vamos perdiendo y nos invaden pensamientos como “ ya es muy tarde para mí”.
Y por eso hoy quiero hablar de ellas, de nuestras alumnas de ballet adultos, que tras sus carreras trabajo, hijos y numerosas responsabilidades, no solo se animan a iniciarse en el ballet, si no que han querido retarse un poquito más y se atreven ahora con las puntas.
Es inevitable ver lo mucho que se esfuerzan y lo que trabajan con la mayor de las sonrisas e ilusiones.
Con ello, no solo demuestran que nunca es tarde para aprender y volver a ilusionarse, si no que nos contagian esa ilusión en nuestro trabajo por enseñar, lo que aumenta el valor de lo que hacemos y lo mucho que nos hacen aprender de ellas.
Son todo un ejemplo y dignas de admiración, y mis bailarinas favoritas.

Ellas ya tienen sus puntas, y tú? Te atreves a volverte a ilusionar?